Capítulo 10. Saliendo del Tiesto.

En una tarde gallega de domingo otoñal, “las Anas” nos recibieron en el precioso espacio de Saliendo del Tiesto, situado en el barrio do Freixeiro. Lo que más me sorprendió al llegar a Freixeiro, era sentirme como en un oasis dentro de la ciudad. Es un barrio con casas bajas, muy próximo a la gran Vía de Vigo. Me sorprende el ver que prácticamente todas las vecinas tienen su huerta en frente de casa, lo cual es a veces complicado en entornos urbanos fagocitados por los edificios. Pero en este barrio, ¡incluso hacen intercambios de semillas locales y de agroconsejos con las vecinas!

Entre claros y lluvias, nos dio tiempo a compartir, reír, degustar plantas y aprender de éstas dos grandes paisanas. Saliendo del Tiesto, es un espacio para practicar el biocultivo y llevarte los frutos de tu labor, y es cierto, ya que Lolo y yo nos hemos traído muchos frutos. Una vez que pasas la puerta de metal negra y pones el pie dentro del recinto,  tus ojos verán una preciosa huerta con una gran variedad de cultivos hortícolas y plantas ornamentales. También podrás ver una preciosa aula donde “Las Anas” guardan su biblioteca de semillas y donde se organizan los cursos de culinaria, elaboración de pan, germinados y talleres de sensibilización. En frente de ti, verás también el invernadero y el gallinero. Las Anas, transmiten ilusión y pasión por lo que hacen, pero en especial, contagian esperanza. Para mi, sin lugar a dudas, lo más sabroso de la experiencia fue ver como éstas dos paisaninas habían creído en su sueño y lo habían desarrollado. En una realidad en la que cada vez la vida es más virtual, ellas me enseñaron que es posible llevar la agroecología al centro de la ciudad y desde un punto de vista femenino. Sin lugar a dudas, es un sitio que no te puedes perder…

La lluvia nos dio una tregua para poder visitar el proyecto de Ana Gómez y Ana Lemos. Aunque, durante la grabación, hubo un momento en el que volvió a llover y nos tuvimos que refugiar en el invernadero, el cual estaba lleno de sorpresas.

El espacio que tienen, aunque dicen que se les está quedando pequeño, es como entrar dentro de la ilustración de un libro /cuento de  biocultivo. Fue como estar en uno de esos cuadros donde, en una parte sale el sol, y en la otra ves nubes negras.

En ese momento no había gallinas en el gallinero, ni estudiantes en su aula, pero estuvieron, y estarán.

http://www.saliendodeltiesto.com/

 

 

 

Imprimir

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s